A falta de pocos días para que de inicio la Copa Mundial de Baloncesto de la FIBA  2019 que se celebrará en China, en la que participarán 32 equipos de todo el mundo, el Corte de Ucla ha querido entrevistar a un gran exjugador de Baloncesto, Oriol Junyent, para que nos cuente como gran apasionado desde bien temprana edad, si va a seguir dicho evento. Quién mejor que él, pues vivió dicha experiencia en primera persona ya que fue uno de los componentes del equipo Español en el Mundial que se jugó en Indianapolis, Estados Unidos, en el año 2002.  En aquel evento, aunque quedaron bien clasificados, quintos tras ser eliminados por el equipo Alemán, hay que destacar su gran triunfo en la jornada anterior contra el equipo de los Estados Unidos a los que vencieron 81 a 75 con un gran porcentaje de tiros libres; una victoria que con gran mérito ya nunca olvidarán y que ha pasado a formar parte de las grandes hazañas de nuestro básquet nacional.

Para dicha entrevista contamos con la colaboración de Angie Bach que ha escrito recientemente un novela de básquet basada en el TDK Manresa. Desde que escribió dicho libro basado en otra gran hazaña del básquet español, ha nacido su interés por el baloncesto y por ello se ha prestado a entrevistar junto al Corte de Ucla a Oriol Junyent con el que había tenido el  privilegio de coincidir en una presentación de su libro en el Club Natación Sabadell.

Sobre Oriol Junyent, un pivot nacido en Sabadell, decir que entre sus logros más importantes, ganó dos ligas ACB con el FC Barcelona, una copa Korac también con el mismo equipo, dos asensos a la ACB en diferentes equipos; CAI Zaragoza además de ascenso una liga ACB y otro ascenso con el Obradoiro. Asimismo una Copa Príncipe con el equipo Gallego. Asimismo destacar que fue un jugador muy trabajador, luchador e inteligente tácticamente.

Oriol, -¿Vas a seguir el próximo mundial que se jugará en China en muy pocos días?

Por supuesto que voy a seguir el Mundial de España. Me encanta seguir a la selección Española y seguro que hará un papel excepcional.

Oriol, -¿Quién crees que podría ganar el Mundial?

Yo creo que este año está muy abierto. El equipo de EUA al descartarse tantos jugadores tan valiosos, pueden dar la sorpresa varios equipos entre ellos España.

Yo creo que EUA va ser uno de los favoritos indiscutiblemente, pero creo que España tiene jugadores jóvenes. El otro día les vi jugar contra Lituania y me gustaron mucho y eso que no estaban ni Marc ni Rudy.

Yo creo que es una selección que nos va a dar muchas ilusiones y creo que pueden recoger el testigo de la gran generación que poco a poco nos va dejando de grandes jugadores como Pau Gasol y la Bomba Navarro . Así pues, podemos decir que les veo con muchísima ilusión, mucho talento y con muchas ganas de demostrar. Estoy convencido que harán un gran papel sin descartar que pueden ganar. Voy a seguir casi todos los partidos de la preparación, como del mundial y esperemos que nos den las alegrías que yo pienso que nos van a dar.

Oriol, -¿Cómo fue tu experiencia en el Mundial de Indianápolis, en el 2002 dónde quedasteis quintos?

En Indianápolis, viví una experiencia genial, lástima que el peor partido de Pau y Juan Carlos fue el cruce contra Alemania, sino se hubiera conseguido otra medalla a su gran palmares.

Ahora que la generación de Pau&cia se va evaporando ¿Cómo ves el futuro de España?

Está claro que esta generación va a ser irrepetible y muy difícil de igualar y conseguir todo los éxitos que han logrado. Pero no olvidemos que hoy por hoy aún tenemos grandísimos jugadores en la selección y creo que se seguirán haciendo grandísimos papeles, que igual no ganamos tanto, puede ser, pero después de generaciones tan buenas se necesitan unos ciclos para olvidar a esos inolvidables jugadores.

Dejando de lado el Mundial y centrándonos en ti, dime Oriol -¿Cómo te iniciaste en el mundo del básquet?

Mis inicios fueron en Castellar del Valles (debía tener unos 6 o 7 años), por acierto de mi madre que me vio tan alto que dijo para el baloncesto. Luego ya seguí mis pasos por Sabadell en el Club Natación  hasta los 14 años, donde me fui a Barcelona en las categorías inferiores hasta jugar con el primer equipo

 

 

Oriol, debutaste con el FC Barcelona en el año 1995 y jugaste dos temporadas. Te fuiste y una temporada después, en el 1998-99 regresas con ellos. ¿Qué recuerdos tienes de esas tres temporadas pues además con ellos ganaste una liga ACB y una copa Korac?

Recuerdos maravillosos, desde mi debut contra el Salamanca hasta conseguir la liga en el 99 con el Barcelona.

Entrenar con jugadores de tan alto nivel, es una maravilla al alcance de muy pocos y yo fui un afortunado de poder compartir vestuario con ellos, a la par que siempre que entrenes con jugadores de tan alto nivel, tu nivel sube más al tener que dar el máximo todos los días. Sin olvidarme del gran Aito y sus ayudantes que es un clinic todos los días.

La final de la copa Korac fue muy emocionante, me acuerdo que jugamos la final contra el Estudiantes y el primer partido fue en Madrid y nos ganaron el partido por 17 puntos (si no me acuerdo mal), los veía a ellos saltando por el campo con una alegría como si hubieran ganado ya la copa, lo que no sabían era que tenían que jugar en Barcelona y creo que mis compañeros jugaron el mejor partido del año, creo que ganamos por 27 puntos y los pobres del Estudiante no se lo podían creer.

De todos los equipos donde has militado en la liga ACB y la Leb oro, ya sea el CB Granada, como el Lucentum, Estudiantes, Valladolid, Cai, Huelva, Obradoiro, CAI Zaragoza o el Huelva, cual o cuales son los que te ha aportado más en tu carrera profesional?

Todos los equipos juegues más o menos te aportan aspectos positivos. Cuando no jugaba tanto me ayudaba para darme cuenta que tenía que mejorar más en todos los aspectos y a tener paciencia y seguir mejorando para cuando tuviera la oportunidad de jugar más.

Pero está claro que en los clubs donde jugué más y estaba más a gusto fueron, Granada, Alicante y Santiago (donde actualmente vivo de lo a gusto que estuve).

En Granada fue el primer sitio que por primera vez salía de casa de mis padres y aparte de mejorar mucho con Pedro Martínez (pero que en ese momento no lo vi…jeje), conocí a mi maravillosa mujer. Y en Granada también fue una de mis mejores temporadas consiguiendo 14 puntos y 10 rebotes de media.

En Alicante, hicimos un grupo de semi veteranos tan bueno que todo salió a las mil maravillas (Nacho Rodríguez, Lucio Angulo, Iñaki de Miguel, Berni Hernández, Jordi Millera,etc…), nos llevábamos tan bien dentro y fuera de la pista que se echa de menos. Aparte ahí jugué mi segunda etapa con uno de los mejores bases que a pasado por Europa, el gran Pablo Prigioni.

En Obradoiro fue mi última oportunidad para demostrar que aún servía para jugar en ACB y donde jugué con más tranquilidad y menos presión, por eso me salían las cosas más fáciles al no tener tanta presión.

 

En la temporada 2009-2010 con el CAI Zaragoza quedasteis campeones de la Leb oro y les ayudaste a ascender a la ACB. ¿Qué destacarías de ese año?

 Ascender…jaja

Lo destacaría todo, nos salió en las dos temporadas todo rodado. En Zaragoza, cuando llegue faltaban 13 partidos para terminar la temporada y ganamos 12 partidos seguidos que nos dio el ascenso directo y no tener que jugar los playoff.

Y en Santiago, sí que tuvimos que jugar los playoff, en el cual jugamos la final contra un gran Burgos, fueron partidos durísimos, pero como nosotros teníamos el jugador más duro contra los que he jugado las victorias se decantaron de nuestro lado (Michael Ruffin).

 De la misma manera, en el año 2010 empiezas a jugar con el Obradoiro y pasa exactamente lo mismo, les ayudas a ascender a la ACB y así os mantenéis durante tres temporadas más en dicha categoría. No crees que dos veces seguidas ayudando  a ascender a un equipo a la primera categoría, ya significa algo muy importante sobre Oriol como jugador?

Un gran honor poder ayudar a Ascender a esos dos grandes equipos. Lo único que intente en los dos equipos fue ayudar en lo que necesitaba en cada momento el equipo, porque lo más importante es el equipo y a veces te tienes que sacrificar por el bien del equipo, si el equipo triunfa, tu también triunfas, por muchos puntos que metas si tu equipo pierde no vale de nada.

 Oriol, 20 años de carrera dan para mucho y has tenido grandes entrenadores. Si tuvieras que elegir uno ¿Con cuál te quedarías y por qué?

El gran Aito Reneses. Para mí el mejor de Europa. Porque conoce el baloncesto a la perfección, aún que tenga un plan de partido, si el partido no sale como al equipo le gustaría, cambia el plan del partido en un momento. Gestiona al grupo a la perfección, nadie es más que nadie, si una estrella se sale del carril lo recoloca al momento, sino trabajas en el día a día no juegas.

 -Oriol, Cómo te definirías como jugador? Cual crees que fue una de tus mejores cualidades?

Humildad.

No creerte mejor que nadie y al mismo tiempo creerte el mejor, superarte en las adversidades. Hacer lo que el equipo necesite en cada momento es muy importante (aunque algunas veces a algunos entrenadores solo les interesan las estadísticas). Y ser buen compañero tanto dentro como fuera de la pista.

Gracias Oriol, mejor respuesta imposible porque también he creído siempre que la humildad hace a las grandes personas.

 Cómo ves el básquet actual, que diferencias encuentras desde que tu empezaste?

Las diferencias más abismales son las físicas. Los jóvenes de hoy en día son con diferencia (sobre todo la gente alta) mucho mejores, son más altos, más fuertes, más ágiles y técnicamente mucho más habilidosos, botan mejor, tiran mejor.

La otra cara de la moneda es que no pasan tan bien, no leen el juego tan bien como antes y no son tan duros.

Tengo constancia que después de dejar al Obradoiro y al deporte de tus sueños en el año 2015 te sacaste el título de entrenador aunque más tarde lo dejaste ¿Qué sucedió? ¿Viste algo en los jóvenes jugadores que suben que no te gustó o simplemente lo de entrenador no va mucho contigo porque no te acabaste de ver como tal?

Un poco de todo, en principio era el entrenador ayudante, pero por circunstancias al mes y medio el primero lo dejo y tuve que meterme como primer entrenador y creo que aún no estaba preparado y me queme. Me queme en parte porque aún tenía la mentalidad de jugador y venía de un alto nivel de baloncesto. Y entrenaba a chavales de 16 hasta 21 años y no entendía que le costase tanto a algunos cosas básicas del baloncesto (que ya tendrían que llevar aprendidas, culpa de los entrenadores de base que tuvieron, no de ellos) y que no tuvieran (estando vinculados a un equipo ACB) las ganas de comerse el mundo.

Es verdad que sí que habían algunos que se partían la cara en los entrenos, no quiero generalizar, pero era un 40% del equipo.

Hay una anécdota que me pasó con el equipo, que es la que en parte me hizo tomar la decisión de dejar de ser entrenador. Os la cuento, en un partido jugamos contra un ex ACB (Esmoris 41 años tenía en ese momento), quedó un balón en mitad de Esmoris y un jugador mío que tenía 19 años y tú te crees que Esmoris se tiró de cabeza por el balón y el mío se lo quedó mirando. No entendía como un jugador al final de su carrera que ya lo ha conseguido todo se tiraba de cabeza y el joven no mordiera.

Y la última pregunta, Crees que algún día el baloncesto por tantos apasionados que le siguen a este deporte aquí en España pueda comenzar a desbancar al fútbol o eso nunca sucederá?

En España lo veo imposible. Ojalá pasará pero no creo que pase.

Muchísimas gracias Oriol por contestar a nuestras preguntas. Además de un gran exjugador, una excelente persona.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 v

Comparte este artículo en redes sociales