Año 2011, el chico de Illinois da un golpe en la mesa, empieza una nueva era en el baloncesto, 22 años tiene el joven base de los Chicago Bulls, el mundo esta a sus pies, después de casi 15 largos años el sol vuele a salir en Chicago y el chico salido de la Universaidad de Memphis con su metro noventa desde la posición de base, mete a su equipo en las finales de conferencia este ante los poderosos Miami Heat de Lebron James, el resultado no importa, este hombre esta llamado a marcar na nueva era en el baloncesto norteamericano, MVP de aquel año, no le teme a nada ni a nadie; Derrick “D-Rose” manda un mensaje al mundo desde el puesto de base.

COMIENZOS.

Desde bien pequeño ya estuvo marcado por el éxito, jugando en el mítico high-school de Simeón ( igual que el malogrado Ben Wilson), se sabía que tenía algo especial, que era un jugador diferente, un Isiah Thomas del siglo XXI, pero con más fuerza, más salto, más descaro, un chico llamado a marcar un era en el baloncesto, en su último año de instituto, lleva  a su equipo, al título nacional derrotando a la poderosa OAK HILL ACADEMY ,por 78 a 75, mandando un mensaje al mundo, ¿quien es ese chico que nos hace soñar? se pregunta la gente, todas las universidades  se lo rifan, los grandes lo quieren, coach K y su Duke, le prometen ser su referencia, pero el se decanta finalmente por Memphis, donde jugó un tal Andre Turner que tantos buenos momentos nos dio en España. Un solo año en la ciudad de Elvis, le sirve para convertirse en el mejor jugador universitario del país y clasificar en su equipo para la final four de aquella temporada, donde los Jayhaws de la Universidad de Kansas los acabaron derrotando en un ajustado encuentro, acaba su temporada rookie con: 15 puntos,4.5 rebotes, 4.7 asistencias, los Bulls le eligen como número uno del draft, donde también estaban, Kevin Love, Westbrook, O.J. Mayo, Gallinari, Eric Gordon o el madridista Anthony Randolph.

PROFESIONAL.

Con solo 19 años y una mochila llena de ilusiones aterriza en Chicago, devolviendo la esperanza a toda un ciudad que llevaba sufriendo desde hace un década, el año anterior solo ganan 33 partidos, los play-off estan lejos en el estado de Illinois, pero un nuevo mesías ha llegado para guiar al equipo en una nueva era. Enseguida demuestra de que pasta esta hecho, y no defrauda a nadie, rookie del año y actuaciones increíbles, desde Jordan nadie impactó tanto en los Bulls, aquel primer partido de play-off frente a los Celtics de Allen, Pierce y compañía es parte de la historia, 36 puntos, 11 asistencias y marcando el tempo del partido, finalmente fueron eliminados en siete, pero el chaval había llegado para quedarse.

La siguiente temporada fue su consagración, All-Star, más de 20 puntos, 6 asistencias y 4 rebotes, pero en play-off los Cavs de Lebron fueron un obstáculo insalvable. Un ídolo en Chicago que iba a mandar un mensaje al mundo en la 2010/11, MVP de la liga desde el puesto de base, con más de 25 puntos y casi 8 asistencias, se planta en las finales del este, pero de nuevo los Cavs se cruzan en su camino, una temporada de contrastes, para el genial base de Illinois.

LESIONES.

Después de su gran año, la temporada 2011/12 le prepara una sorpresa y una caída a los infiernos de más de cinco años, solo tiene 23 años, pero recibe un duro golpe, los Bulls con un gran balance, sufren sin su estrella y en el primer partido de play-off el ligamento cruzado anterior hace crack y empieza su calvario. A partir de entonces,idas y venidas, sin recuperarse ni física ni mentalmente del todo, cuatro años en el infierno, al final no puede más y en 2016 es traspasado a los Knicks para intentarse reinventarse.

NUEVA ETAPA.

New York empieza un nuevo proyecto, Derrick quiere encontrar su sitio, no lo hace mal, 18 puntos pero en un equipo con mala dinámica, solo juega un año, es traspasado a los Cavs de James, que reunen un buen plantel con Wade, Love, Rose y Lebron, para intentar plantar cara a los Warriors. Finalmente no consigue cuajar el equipo y acaba su temporada en Minnesota, con los peores números de su carrera, 25 partidos y 8 puntos, sin cumplir la treintena, la retirada parece cercana.

2018/19.

Con 30 años recién cumplidos, Rose ha vuelto, las lesiones  están olvidadas, y la salida de Butler, le ha dado los galones en los jóvenes Timberwolves, que están siendo un equipo a tener muy en cuenta en el oeste, con unas medias cercanas a los 20 puntos, el base tiene pinta de volver a ser All-Star, sus 50 puntos frente  a los Jazz le han devuelto a la cima y esta de nuevo en la fiesta del basket, esperemos que continué así, porque el baloncesto necesita a tíos como Derrick Rose.

Comparte este artículo en redes sociales