El codiciado Center de 7 pies que causa pavor entre sus rivales por su increíble presencia física y que domina la pintura, el «unicornio» capaz de hacer todo en una pista de baloncesto mas allá de sus 2,13 de altura ( 7 pies ) o la perla del draft por la que arriesgarse en pos de un futuro maravilloso para la franquicia.

Una moneda al aire que te puede llevar a la gloria como en algunos casos: Chamberlain, Abdul-Jabbar, O´Neal, Olajuwon o David Robinson; Destruir tus aspiraciones debido a una mala elección: Ralph Sampson, Greg Oden, Andrea Bargnani ( bueno…este por lesiones no fue…) o finalmente dejarte hacer una gran carrera NBA aunque siempre con el pero de «y si no hubiese tenido lesiones» como los casos de Yao Ming, Arvydas Sabonis, Bill Walton, y esperemos que no sea el caso de Kristaps Porzingis, entre muchos otros.

Analizaremos las carreras de algunos jugadores que debido a la maldición de los 7 pies, la cuál afirma que solo un pequeño número de jugadores por encima de 7 pies que juegan gran porcentaje de minutos (+30 min por partido ) consigue disputar más de 10 temporadas en la NBA.

Yao Ming, 7,6 pies ( 2.29 m ) 8 temporadas en la NBA, promedios de 19 puntos, 9.2 rebotes y 1.9 tapones en 32.7 minutos de media. Número 1 del Draft. Con varias lesiones en los pies, fracturas por estres de huesos y osteomielitis, tuvo que retirarse a los 28 años de edad, lo que se considera la plenitud de un jugador en cuanto al baremo físico/experiencia.

El gigante chino tuvo que retirarse con 28 años en su mejor momento.

 

Greg Oden 7 pies ( 2,13 m ) 7 temporadas en la NBA, 4 de ellas totalmente en blanco incluida la de su elección en el draft de la NBA, leyenda en el instituto y de su universidad Ohio State con la que perdió la final de la NCAA junto con Mike Conley ante Florida State. Numerosos problemas de lesiones  privaron a este número 1 del Draft, por encima de Kevin Durant, de hacer carrera en la NBA.

Greg Oden pudo haber marcado una época en la NBA.

Ralph Sampson 7,4 pies ( 2,24 m ) 10 temporadas en la NBA, en 5 de ellas disputo menos de 30 partidos, capaz de llegar a las finales de la NBA con los Houston Rockets junto a Hakeem Olajuwon formando las famosas «Twin Towers», a partir de ahí un calvario de lesiones le impidió jugar con continuidad y demostrar todo su potencial. Otro número 1 del draft al que las lesiones le impidieron marcar una época. Acabo jugando en el Caja de Ronda de Málaga. Al igual que Greg Oden, fueron sus rodillas su gran enemigo.

Ralph Sampson, uno de los físicos mas privilegiados para este deporte.

Andrew Bynum 7,0 pies ( 2,13 m ) 8 temporadas en la NBA, aunque disputando 26 partidos únicamente en su última temporada. Elegido en el puesto número 10 por los Angeles Lakers, fue el jugador mas joven de la historia de la NBA en ser drafteado. Consiguió ganar 2 anillos formando pareja interior con Pau Gasol, pero las rodillas ( como a otros tantos 7 pies ) junto a sus excentricidades fuera de la pista ( se le vio jugando a los bolos y bailando en un tablao flamenco en plena fase de recuperación ) hicieron que se retirara a los 26 años de edad.

Las rodillas tampoco perdonaron a un joven Bynum.

Arvydas Sabonis 7,3 pies ( 2.21 m) 7 temporadas en la NBA. Aunque Sabonis tuvo una carrera previa en Europa no exenta de lesiones, él es para mi el mayor ejemplo de jugador al que las lesiones nos privaron de ver a posiblemente el mejor jugador Europeo de todos los tiempos dominando la NBA, pudimos verle humillando a David Robinson en los Juegos Olimpicos del 88, colocandole 3 tapones seguidos. El propio «Almirante» dijo de Sabonis: «Sabonis esta jugando en otra dimensión» Rodillas, talón de aquiles y espalda fueron su némesis en esta ocasión.

Arvydas Sabonis con protecciones en sus maltrechas rodillas.

 

Que hubiera sido de estos jugadores sin lesiones? Hubieran reescrito la historia de la liga ? Hubieran cambiado hegemonías o dinastías de algunos equipos ? Jamás podremos saberlo, por eso solo nos queda disfrutar de estos gigantes de cristal en el momento, disfrutar del baloncesto en el día a día sin pensar si lo de antes o lo de ahora es mejor, simplemente disfrutar del baloncesto que nos dan.

Si se os ocurre algún 7 pies castigado por las lesiones del que nos hayamos olvidado, ponedlo en los comentarios.

Comparte este artículo en redes sociales