12 de Agosto de 2011, Springfield. Un tipo lleno de piercings acaba de entrar en el Salón de la Fama de la NBA. Tras 12 minutos de discurso entre lágrimas, 12 minutos de agradecimientos a ex-entrenadores, ex-directivos, amigos y por supuesto a su madre, el jugador más polémico que ha habido en la NBA, ve reconocida una trayectoria que ha forjado a base de «trashtalking«, bloqueos, juergas, puros y rebotes. Hablemos del «Gusano«, hablemos de Dennis Keith Rodman, un tipo cualquiera.

Dennis Rodman tuvo una infancia dificil, como otros tantos jugadores que han jugado en la NBA, lo que seguro que ningún otro jugador NBA tiene son unos 27-28 hermanos filipinos, ya que el padre de Dennis se fue a Filipinas cuando le abandonó bien joven. Rodman creció con sus 2 hermanas y su madre en Oak Cliff, una de las zonas más pobres de Dallas, y creció jugando al baloncesto mientras su 1.70 chupaba banquillo día tras día en el instituto, según el propio Rodman, él era incapaz de hacer siquiera una bandeja. El pequeño Dennis viendo que su futuro en el baloncesto no era muy prometedor, empezó a trabajar como conserje en el aeropuerto de Dallas, hasta que la vida le dio su primera segunda oportunidad, ya que tras crecer casi 30 cm decidió probar de nuevo en el baloncesto.

Rodman de joven.

Rodman empezó a jugar a baloncesto en una pequeña universidad que jugaba en la NAIA II, Cooke County College en la que sólo estuvo un semestre debido a que era una universidad pública que no se dedicaba a formar futuras estrellas y sus malas notas le hicieron ser traspasado, a Southeastern Oklahoma State University, donde fue 3 veces All-American y promedió 25.7 puntos y 15.7 rebotes. Estos números despertaron el interés de los Pistons, que le eligieron en el puesto 27 de la segunda ronda del draft. 

Rodman en su etapa universitaria.

Rodman llegó a unos Pistons que eran el tipico equipo de playoffs que siempre caía a las primeras de cambio, algo así como los Memphis de nuestro querido Pau. Tras una reunión en verano entre Chuck Daly, Isiah Thomas y Bill Laimbeer, los pesos pesados del vestuario decidieron que para competir contra el talento de Lakers (Magic, Kareem, Worthy) y Celtics (Bird, McHale, Parish) debían ser más duros, es decir, si no puedes igualar al talento, destruyelo. Y es que en esos Pistons fue donde Rodman forjó su carácter en la pista, habría que ver las ostias como panes que volaban en esos entrenamientos entre Laimbeer, Rodman, Mahorn, Joe Dumars o el genio Isiah.

Porque no olvidemos que Rodman venía de promediar 25 puntos por partido en su periplo universitario, en la NAIA, una división menor respecto a la NCAA. El salto a la NBA era un salto bastante importante, pero Rodman era un luchador y sobretodo era un tipo inteligente, y si los Pistons tuvieron que hacer una bajada al barro para competir a Lakers y Boston, Rodman también estaba preparado para luchar en él con quién fuese. Así lo demostro en su primera temporada en la NBA llegando hasta la tercera ronda en playoffs y cayendo por 4-3 ante los Celtics de un «sobrevalorado» por ser blanco Larry Bird, palabras del propio Rodman.

La temporada siguiente, sus minutos en pista aumentaron y sus números también lo hicieron, lo que llevo a los Pistons a las finales de la NBA, unas finales en las que Rodman acarició el anillo en el sexto partido cuando los Pistons se vieron con una comoda ventaja a segundos del final, de hecho cuenta la leyenda que la NBA ya había mandado el champán al vestuario de los Pistons y que su propietario estaba frente a una cámara de la televisión esperando a ser entrevistado como nuevo campeón de la NBA. Pero perdieron en el séptimo partido, y los Lakers se llevaron el anillo. Una de las imágenes de las finales fue el marcaje del propio Rodman a Magic, el ying y el yang, el talento contra la garra, el símil del duelo Pistons-Lakers trasladado a 2 jugadores históricos. En esta ocasión se impuso el talento. No así a la temporada siguiente, donde los Pistons barrieron por 4-0 a unos Lakers abrumados por la dureza »bad boy«. Con Rodman promediando más rebotes que puntos, algo que sería habitual en su carrera y siendo elegido en el mejor quinteto defensivo de la temporada.

Defendiendo a Magic.

La temporada siguiente, «El Gusano» tuvo que asumir el papel de «el más malote de la clase», honor que hasta ese momento tenia Ricky Mahorn, apodado como “The baddest bad boy of them all” por el speaker de los Pistons. Este nuevo rol le venía a Rodman como anillo al dedo y con él fue nombrado mejor jugador defensivo de la temporada, participó en su primer All Star y fue campeón a final de temporada ante los Portland Trail Blazers. Segundo anillo consecutivo.

En la temporada 1990-91, los Pistons eran de nuevo los favoritos, con Dennis elegido por segundo año consecutivo como jugador defensivo del año todo pintaba a que los Pistons conseguirían el «threepeat«, hasta que en su camino se cruzó un tal Michael Jordan. Rodman volvió a bailar con la más fea pero ni él pudo frenar a Su Majestad.

Acababa de empezar el reinado de Michael Jordan, los Pistons eran cada vez más viejos y además no supieron reconstruir un equipo que fue eliminado en primera ronda al año siguiente y que se quedó sin play offs en la posterior.

Sin el placer de la victoria, y sobretodo sin Chuck Daly, su hasta ahora único entrenador en la NBA, sus problemas personales crecieron: se divorcio de la madre de su hija y fue encontrado dormido en una furgoneta con una escopeta cargada, otra segunda oportunidad le dió la vida.

Chuck Daly, su primer entrenador en la NBA.

Ese día Rodman volvió a nacer y pese a tener un buen contrato con los Pistons, cualquier otro jugador podría haberse acomodado, pidió el traspaso. Él necesitaba mantener su cabeza alejada de los problemas y la única forma de conseguirlo era ganando anillos.

Rodman recaló en los Spurs de David Robinson. De su etapa en los Spurs, a nivel deportivo, poco que comentar: máximo reboteador 3 años consecutivos, quintetos defensivos y encontronazos con Robinson, al que no le gustaban sus estrafalarios peinados y sus movidas extradeportivas ( se casó con Madonna, se lesionó el hombro en un accidente de moto etc..)

Junto a Madonna.

Los Bulls, tras 2 años sin anillo por la retirada de Jordan, querían volver a construir un equipo competitivo y Phil Jackson sabía cuál era la pieza que necesitaba. Rodman acudió a una comida en casa de Jerry Krause, el GM de los Bulls, allí el Maestro Zen Jackson le pidió a Rodman que si quería jugar con ellos tenía que pedirle disculpas a Pippen por partirle la ceja en un partido. Cuando Jackson le preguntó alli mismo a Rodman si quería jugar en los Bulls, este contestó «Me la suda» a lo que el entrenador respondió «Bienvenido a los Chicago Bulls«.

Las 3 siguientes temporadas deportivamente no pudieron ir mejor, récord de 72-10 y 3 anillos en total, que unidos a los 2 en Detroit, llenaron la palma del gusano de anillos.

Rodman junto a Pippen y Jordan.

En esas 3 temporadas se recuerda la vuelta de Magic, que tras ser diagnosticado con el VIH, sufría marcajes defensivos más blandos, quizá por miedo al contagio, cosa que a Rodman le importó bien poco, ya que salió a hacer su trabajo como el bien sabía.

Tras su etapa en Bulls, ficha con los Lakers, seguramente para promocionar su carrera como actor. Vistiendo de púrpura y dorado, estuvo casado con Carmen Electra aunque más sonoro fue su divorcio, pues Rodman la acuso de haber intentado un «finger-roll» por la puerta de atrás mientras él dormía.

Con Carmen Electra.

Para finalizar su carrera, el excéntrico Mark Cuban lo llevo a los Mavs. Rebotes, rebotes y más rebotes hasta que cuestionó a Mark Cuban por meterse en temas deportivos, lo que no sentó bien al GM y acabó despedido.

Tras el fin de su etapa NBA Rodman siguió con su vida extradeportiva: wrestling, películas, programas de televisión y fiestas nocturnas. Cómo curiosidad, Rodman fue el responsable de la Lingerie Bowl, chicas con poca ropa jugando al fútbol americano.

Enfrentandose a Karl Malone.

Sin lugar a dudas uno de los momentos más emotivos fue su discurso en el Hall of Fame, como dije al empezar este texto, Rodman no tuvo más que palabras de agradecimiento a todo el mundo (a David Stern le agradeció que simplemente le dejara entrar en el edificio para hablar), agradeció a su madre y a su mujer su paciencia pese a no haber sido un buen hijo y  un buen marido y también agradeció a Phil Jackson y los directivos de Bulls su paciencia con él.

Discurso el en dia de su entrada al Hall of Fame, con Jackson de fondo.

Dennis Rodman, uno de los jugadores más inteligentes que ha pisado la NBA a pesar de sus excentricidades, consciente de sus limitaciones (en las series de tiro de los Bulls, él no solia tirar, observaba donde iban los rebotes según quien tiraba ) y sobretodo uno de los jugadores con mayor dureza mental, capaz de bajar al barro a su rival, dónde el gusano no tenía rival.

Dennis Rodman, un tipo cualquiera

 

 

 

 

Comparte este artículo en redes sociales